La Pascua es chocolate

Una tradición que alegra los corazones con huevos y conejitos que dan forma con aroma, sabor y textura que conmueven.

por CRISTINA GOTO



El domingo de Pascua llega. La familia se reúne y revive la tradición de regalar chocolate. Huevos y conejitos son exhibidos en las confiterías, boutiques de alimentos y en los grandes mercados. Lindt&Sprüngli arribó al país con su calidad que guarda el secreto de un exquisito producto.


Rudolph Lindt revolucionó el gusto del chocolate cuando, en 1879, reformuló la receta para que al morderlo sea cremoso, agradable al paladar y se derrita en la boca. Esas cualidades sedujeron a nuevos seguidores que empezaron a consumirlo y a regalarlo en barras o en libras por el peso, era solo el principio. Así el chocolate suizo se impuso en el gusto internacional.


Con Lindt, la ciudad de Zurich se impuso como destino para chocoadictos. Y desde su fusión con Sprüngli los visitantes compran el chocolate, además, en esta confitería famosa para una elite conocedora.


Desde hace 67 años el Lindt Gold Bunny es un símbolo de la Pascua que atrapa y deleita a los niños, que invita a jugar, a disfrutar en familia y a celebrar la alegría del encuentro. Además, Lindt&Sprüngli elabora los Lindor, huevos de chocolate suave con leche; perfecto para decorar mesas, organizar la tradicional búsqueda o servirlos al prolongar la reunión. Disponibles en las mejores tiendas del país.

Categoría

Comentarios