Como vino para chocolate

Topetitud absoluta en EnoGarage: armonización guiada entre vinos Premium y chocolates Tikal, proyecto de alto vuelo que conquistó los paladares más golosos.  

Hay dos combinaciones enogastronómicas infalibles: vinos en sintonía con quesos y chocolates. Deleite puro, placer total para los sentidos, acuerdo magnífico, son matrimonios que nunca se van a divorciar.

Quizás, más jugado o arriesgado, sea el tándem vinófilo/chocolatero. Las opciones, múltiples y variopintas, se multiplican. El público, entusiasta, se muestra ávido por aprender más sobre este fascinante tema, que sorprende día a día.

Con el objetivo de profundizar conocimientos, de la mano del licenciado Carlos Gabriel Stutman, Tikal Chocolates ofreció a sus seguidores una innovadora degustación, en la que se explicaron las reglas (no escritas) básicas para lograr una armonización sublime, conmovedora.

A continuación, compartimos consejos infalibles, desde la óptica de Stutman. ¡Agarrá papel y lápiz y tomá nota!

Chocolates negros

Nacen de la mezcla de cacao y azúcar. Su calidad  la garantiza el porcentaje indicado de cacao que varía normalmente entre el 45% y el 80%. Este tipo de chocolates armonizan de maravillas con vinos tintos a base de Cabernet Sauvignon y Merlot, así como algunos Tempranillo que presenten notas de frutos rojos pasificados. Dependerá, además, de algunas combinaciones que pueda tener como la suma de condimentos o sabores extras como pimienta, naranja o especias.

Chocolates con leche

Variante del chocolate negro, en la que el sabor se suaviza y se endulza al añadir leche en polvo y azúcar. En esta operación se reduce significativamente su porcentaje de cacao.

Combinan muy bien con vinos tintos dulces añejados como Oportos y, en el caso de chocolates con leche (menos del 40% de cacao), también se podrían elegir refinados Pinot Noir.

Chocolates blancos

Compuestos por mantequilla de cacao, leche en polvo y azúcar. Resultan más dulces y cremosos, maridan mejor con vinos dulces naturales. Van de la mano con cavas Brut o vinos espumosos secos o semisecos.

En los casos del chocolate negro y el chocolate con leche, para buscar la armonía con vinos, tendremos que seleccionar vinos tintos elegantes de Cabernet Sauvginon o Merlot, así como ciertos Tempranillo que tengan notas de frutos rojos pasificados.

Postres con chocolate

Con los postres de chocolate con fruta roja (cerezas, frambuesas, moras, arándanos, frutillas) armonizan a la perfección con coloraciones rojizas, violáceas y notas a frutos del bosque, vinos dulces y ácidos, a la vez.

Con los postres de chocolate naranja, mandarina o higos, podemos seleccionar vinos secos en muy pequeña cantidad o (según el grado de acidez del chocolate y su textura) con una mayor sensación de dulzor.

Con los postres de chocolate con praliné, almendras o avellanas, para obtener una bella armonía hay que optar en cambio por vinos más añejos y dulces. 

Etiquetas
Categoría Maridajes

Valoración

Asignar un puntaje a esta nota:

5

GOOD

Comentarios